Ramón y Cajal en la calle Alfonso XII (3)

Santiago Ramón y Cajal, Premio Nobel de Medicina en el año 1906, vivió en Madrid entre 1892 y 1911 en varios domicilios, junto a la Plaza de Santa Ana ( donde recibió la notica de la concesión del Nobel) y en la calle de Atocha y, durante más de 20 años, hasta su fallecimiento en 1934, en el palacete del número 64 de la calle de Alfonso XII. Una placa en su fachada nos lo recuerda. Este singular palacete lo construyó el prestigioso arquitecto Julio Martinez-Zapata Rodriguez (Madrid, 1863 – 1915) en el año 1912.

Lápida en la fachada del número 64 de la calle Alfonso XII

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL «La máxima figura de la ciencia española de nuestro tiempo y quizá de todos los tiempos» (G. Marañón).

NOBEL 1906. EL AYUNTAMIENTO DE MADRID LE RINDE EL HOMENAJE DE SU ADMIRACIÓN Y RESPETO EN SU CINCUENTENARIO. OCTUBRE 1984.

Breve biografía de Santiago Ramón y Cajal

Santiago Ramón y Cajal nació el 1 de mayo de 1852 en Petilla de Aragón, hijo del médico Justo Ramón y de Antonia Cajal, ambos de Larrés, localidad perteneciente a Sabiñánigo, en la provincia de Huesca. Los estudios primarios los cursó en los escolapios de Jaca, el bachillerato en Huesca y la carrera de Medicina en Zaragoza.

Castillo de Larrés, actual museo de dibujo

Cuando estaba haciendo el Servicio Militar se presentó a una oposiciones para el Cuerpo de Sanidad Militar y en 1874 es destinado a Cuba de donde regresó al año siguiente gravemente enfermo. Se doctora en el año 1877 y en 1879 obtiene la plaza de Director de Museos Anatómicos de Zaragoza, y ese mismo año se casa con Silveria Fañanás García, con la que tuvo 7 hijos, 4 hembras y 3 varones que, a su vez, les aportaron trece nietos y más tarde 4 bisnietos…

Cuatro años en Valencia y cuatro en Barcelona antecedieron a Madrid, ciudad a la que arribó en 1892 cuando ganó las oposiciones de catedrático en la Universidad Central; los más de sesenta trabajos que ya había publicado y el prestigio internacional que ya comenzaba a gozar fueron muy valorados. Tenía cuarenta años y una gran cantidad de proyectos y una voluntad de hierro para llevarlos a cabo.

Pero su gran dedicación a la investigación científica, no le impidieron asistir a algunas famosas tertulias de Madrid, como las del café Levante y el Suizo, jugar al ajedrez y ser un apasionado de la fotografía.

El rey Alfonso XIII, gran admirador suyo, le ofreció el Marquesado de Ramón y Cajal y también la posibilidad de que sus dos apellidos, el paterno y el materno, pudieran portarlos juntos sus descendientes, sin perderse el materno en el registro civil. Cajal desestimó el marquesado pero aceptó gustoso la fusión de los apellidos para sus numerosos descendientes.

Silveria, su amada esposa durante 50 años, falleció aquí en Madrid en 1930, a la edad de setenta y seis años, y Santiago cuatro años más tarde, el 18 de octubre de 1934 a los 82.

La prestigiosa Fundación Marcelino Botin, encargó a los eminentes profesores e investigadores, Juan Fernández Santarén, Pedro Garcia Barreno, y José Manuel Sánchez-Ron, un libro sobre la vida y obra del gran histólogo y neurocientífico Santiago Ramón y Cajal, en el año 2006 cuando se cumplían los 100 años de la concesión del Nobel de Fisiología/Medicina.

El Palacete de la calle Alfonso XII

La primera vez que fotografié este edificio fue en febrero del 2011 y ya me extrañó el aspecto de abandono que tenía el palacete de tan eminente científico, cuya fachada neogótica-mudéjar representaba, además, una excepción en el conjunto de las obras del arquitecto Martínez-Zapata (Madrid 1863-1915), que había conseguido la primera medalla en la Exposición Universal Colombina de Chicago en 1893.

Palacete de la familia Ramón y Cajal en la calle Alfonso XII 64, en 2011

Y también me sorprendió comprobar que la puerta del edificio reproducía el esquema de la Puerta del Hospital de la Latina… pero con el imperdonable «pegote» de un cable afeando todo el conjunto…

La auténtica Puerta del Hospital de la Latina se encuentra, desde 1959 en la Ciudad Universitaria, junto a la Facultad de Arquitectura

Ahora he vuelto a pasar y, según había anunciado la prensa, el palacete fue vendido por sus descendientes hace unos años y en su interior se han construído seis pisos de gran lujo a precios millonarios. Ha sido el fin de un sueño que algunos mantenían, de que el palacete se dedicara a un Museo en honor de nuestro Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal… Pero casi ha sido peor el destrozo de toda la valiosa documentación que allí se almacenaba y que ni la familia, ni las autoridades académicas han sabido salvaguardar… En el País del pasado día 8 de este mes de septiembre podemos leerlo.

Entrada al nº 64 de la calle Alfonso XII

El aspecto exterior del edificio no puede ser mejor…pero se ha perdido una gran oportunidad de merecido homenaje a un gran científico al que todos admiramos.

El edificio, cuya fachada y lápida conmemorativa figuran en el Catálogo de Edificios Protegidos del Plan General de Ordenación de Madrid de 1997 con el nivel 1 de protección, ‘grado integral’.

En el próximo artículo visitaremos otros dos lugares de esta calle, que tantas sorpresas nos ha mostrado, y que también se relacionaron con Ramón y Cajal: el Museo Nacional de Antropología en el número 68 y último de la calle, y al Real Observatorio Astronómico, en el número 3.

2 pensamientos en “Ramón y Cajal en la calle Alfonso XII (3)”

  1. Para su conocimiento he de decirle que el pintor Francisco Pradilla vivió desde 1897 hasta su muerte en 1921 en la calle Quintana nº 33 esquina con el Paseo del Pintor Rosales de Madrid ( Sonia Pradilla Sánchez-bisnieta del pintor-).

    1. Pues una sorpresa y un honor Sonia recibir este mensaje tuyo.
      Soy una gran admiradora de tu bisabuelo, y en la entrada dedicada al Paseo de Rosales (2) en este mismo blog, le dedico un emotivo apartado… Pero ya digo en él que no había encontrado el exacto lugar de su residencia…Así que te agradezco mucho que me lo hayas proporcionado y lo incorporaré cuando pueda ir a hacer una fotografía del lugar. Sería muy recomendable que el ayuntamiento de Madrid pusiera allí una placa conmemorativa.

      Te pongo el inicio del texto citado

      «Francisco Pradilla Ortiz (Villanueva de Gállego, Zaragoza 1848-Madrid 1921)
      Otro vecino ilustre que vivió en este «magnífico belvedere» fue Francisco Pradilla Ortiz, pero no he logrado averigüar en qué lugar exactamente. De la Real Academia de Historia copio el siguiente texto..».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.