Biblioteca Nacional y el Beato

La Biblioteca Nacional presenta la exposición sobre el Beato, El misterio de los siete sellos, basada en el ejemplar de 1047 aqui conservado. Muestra lo que el libro ha inspirado a un grupo de alumnos de la Escuela Superior de Diseño de Madrid.

Biblioteca Nacional. Exposición "Beato. El misterio de los siete sellos
Biblioteca Nacional de España

La exposición en la Biblioteca Nacional

Esta exposición completa en la Biblioteca un ciclo de tres exposiciones colectivas con obras reaiizadas por alumnos de la citada Escuela Superior de Diseño de Madrid, durante el curso 2015-2016. La  primera fue en 2014 con el título de Un tiempo antes del final, basada en un incunable de 1493; la segunda, Pretextos textiles en 2015, basada en el manuscrito del XVI Códice de Trajes.

Biblioteca Nacional. Exposición "Beato. El misterio de los siete sellos"
Biblioteca Nacional. Exposición “Beato. El misterio de los siete sellos”

No tuve ocasión de ver las anteriores, pero si he disfrutado de la actual, que ha llamado mi atención por la gran admiración que siento hacia esta magna obra de Los Beatos.

Por eso me ha parecido una idea genial acercar a los jóvenes a este espléndido libro con alucinantes miniaturas que, para los reyes Fernando I y doña Sancha, copió Facundo en el s. XI  y que el pasado año ha sido incluído por la UNESCO en el Registro de la Memoria del Mundo.

Registro de la Memoria del Mundo

Los Beatos fueron incluidos en 2015 en el registro de la Memoria del Mundo por la UNESCO.

El Registro de la Memoria del Mundo es una lista del patrimonio documental que ha sido aprobado por el Comité Consultivo Internacional y ratificado por el Director General de la UNESCO como elemento que cumple los criterios de selección del patrimonio documental considerado de importancia mundial.

Los “Beatos” o “Códices Beatos”, son fruto de una idea del monje llamado Beato (masculino de Beatriz) en el monasterio de Liébana, durante la segunda mitad del siglo VIII, y que se siguieron copiando hasta el s. XII. Él escribió, basandose en autores anteriores a los que menciona, unos comentarios al Apocalipsis de san Juan. Y decidió que fueran acompañados de ilustraciones que fijaran el texto… en realidad se adelantó a su tiempo con la idea de que una imagen vale más que mil palabras.

El original por desgracia no ha llegado a nuestras manos, pero aunque muchos ejemplares también han desaparecido  27 de ellos (de los cuales 24 conservan miniaturas) han llegado afortunadamente hasta nuestos días. Las miniaturas más antiguas son prerrománicas pero van evolucionando hasta un románico pleno.

Biblioteca Nacional. "Beato. El misterio de los siete sellos"
Beato de Fernando I y doña Sancha. El Arca de Noé

Es una de las grandes aportaciones de España al arte de Occidente. Los Beatos son expresionismo puro. Sus personajes se asombran de lo que ven con los ojos de su fe. Ellos no ven, creen. Por eso abren sus ojos con desmesura.

Los códices son libros copiados a mano sobre pergamino, formados por hojas rectangulares dobladas por la mitad y metidas unas dentro de otras, cosidas por su doblez y cubiertas por tapas. Estas tapas suelen estar realizadas en oro repujado y resaltadas con piedras preciosas.

Concretamente hay: ocho del siglo X, seis del s.XI, nueve del s.XII, dos del s.XIII, y una hoja suelta de uno del s.IX y otra del s.XIII.

Ninguno de los códices es igual a otro, aunque todos son copias y versiones realizadas en los antiguos scriptoria de Portugal y España a partir del modelo originario de los Comentarios al Libro del Apocalipsis, del Beato de Liébana.

Beato estaría muy lejos de creer que su trabajo llegara a convertirse en objeto de copias continuas, sobre todo a partir del siglo X y que en pleno siglo XXI fueran tan apreciados y considerados.
La iconografía permanece en todos rígidamente invariable. Esta repetición hubiera sido imposible sin la sujeción a un solo prototipo.

Según Camón Aznar, los miniaturistas no se permiten ninguna alteración ni ninguna libertad que modificara la iconografía inconmovible, aunque logicamente cada artista imprimió su sello.

La inclusión de los textos de los Comentarios al libro del Apocalipsis, compuestos por el monje Beato de Liébana en el antiguo reino de Asturias durante la segunda mitad del siglo VIII y por sus sucesores, fue propuesta en el año 2014 de manera conjunta por las Secretarías de Estado de Cultura de España y de Portugal.

Los “Beatos” o “Códices Beatos” son obras de carácter religioso, ilustradas con dibujos didácticos que trataban de ayudar a la comprensión de los textos sagrados. La candidatura propuso la inclusión en el MoW de una relación de códices manuscritos y fragmentos de otros que se custodian en instituciones culturales públicas de España y Portugal. Fueron seleccionadas por los técnicos de la Subdirección General de los Archivos Estatales de España en estrecha colaboración con la Direcçâo de Estado da Cultura de Portugal, identificándose 11 ejemplares custodiados en los siguientes archivos y bibliotecas:

Archivo Histórico Nacional (Madrid)
Arquivo Nacional da Torre do Tombo (Lisboa)
Biblioteca Nacional de España
Bibliotecas Nacionales de Portugal
Biblioteca de la Real Academia de la Historia (Madrid)
Bibliteca del Monasterio de El Escorial (Madrid)
Museo Arqueológico Nacional
Archivo de la Real Chancillería de Valladolid
Archivo de la Corona de Aragón (Barcelona)

La candidatura fue avalada por destacados especialistas de la talla del Dr. Aires Agusto Nascimento (Catedrático jubilado de la Universidade de Lisboa), Alicia Miguelez (IE, FCSH de la Universidade de Lisboa) y de la codicóloga Ana Suárez González (Universidad de Santiago de Compostela).

Beato de Fernando I y Doña Sancha (BNE)

Es el más antiguo de todos los códices conservados en España. Data de la primera mitad del XI (1047) y su copista de llamaba Facundo.

Consta de 312 folios en pergamino (624 páginas a 2 columnas y 35 líneas de escritura visigótica). Sus dimensiones son 380×295 mm. Está encuadernado en piel. Y fue copiado en León en 1047 por Facundo, se cree que en su totalidad, dada la regularidad de la escritura incluso en iniciales e inscripciones mayúsculas. Facundo firmó el manuscrito sólo como scriptor, pero no aparece ningún otro nombre que haga referencia a la iluminación, por lo que el término scriptor es posible que aquí englobe también la soberbia tarea de iluminación del códice.

Biblioteca Nacional. Exposición "Beato. El misterio de los siete sellos"

El que no sabe escribir piensa que no cuesta nada, pero es un trabajo ímprobo, que quita luz a los ojos, encorva el dorso, mortifica el vientre y las costillas, da dolor a los riñones y engendra cansancio en todo el cuerpo. Florencio ilustrador (s.X)

Es de valorar el gran trabajo que realizaron los monjes en su agotadora tarea de copistas, con pocos medios en muchas ocasiones. Fue una labor anónima, pues salvo unas pocas excepciones no conservamos sus nombres pero merecen todos nuestros respetos…¿Y qué decir de los pintores que crearon este mundo alucinante en torno al Apocalipsis? También la gran mayoría son anónimos.

Encargado por los reyes Fernando I de Castilla y Sancha de León, bajo cuyo reinado se reunificaron León y Castilla en 1037, es de suponer que el códice quedara en el aula regia hasta 1063, momento en que se trasladaría a la basílica de San Juan Bautista de León, que pasaba a denominarse de San Isidoro, al albergar las reliquias del santo en su nueva consagración. Aquí murió el rey en 1065 y está enterrado en el fabuloso Panteón de los Reyes.

 Bibilioteca Nacional. "Beato.El misterio de los siete sellos"
El ángel toca la segunda trompeta

Los colores violentos, las extrañas figuras y el alucinante mundo que reflejan, consiguen  que quien las ha visto una vez, jamás las olvida.

Biblioteca Nacional. "Beato. El misterio de los siete sellos"

Hay constancia de que en junio de 1572 el códice seguía en San Isidoro de León, como lo testimonia Ambrosio de Morales. Pero poco después empezó a pasar de mano en mano y en la segunda mitad del siglo XVII, el Marqués de Mondéjar lo tenía en su poder. En la guerra de sucesión la biblioteca del marqués fue incautada por Felipe V y el manuscrito pasó en el primer decenio del siglo XVIII a la Biblioteca Real. Una vez allí fue encuadernado con piel estrezada, en el siglo XIX.

Exposicón sobre el Beato. Trabajo de los alumnos

Han derrochado imaginación en sus  montajes de animación.

Biblioteca Nacional. "Beato. El misterio de los siete sellos"

“Y vi entonces como el Cordero rompía el 1º de los 7 sellos…” Apoc. VI, 1-8

“Cuando finalmente se abrió el 7º sello se hizo un silencio como de media hora…”

“…Luego aparecen siete ángeles y se les dan siete trompetas,

Biblioteca Nacional "Beato. El misterio de los siete sellos"

Biblioteca Nacional. "Beato. El misterio de los siete sellos"

Han creado juegos, tipo Lego, con los cuales se pueden reproducir algunas de las láminas más famosas.

Biblioteca Nacional. "Beato. El misterio de los siete sellos"

Biblioteca Nacional. "Beato. El misterio de los siete sellos"
La nueva Jerusalén (a la izquierda) en Beato de Fernando I y doña Sancha

En dibujos, pinturas, objetos

Exposición sobre el Beato Exposición sobre el Beato Exposición sobre el Beato Exposición sobre el Beato

En libros, y en frases que han dejado impresas…

La fotografía se utiliza en estos libros para expresar relatos del Apocalipsis de manera contemporánea. Un medio inexistente para Facundo quien, seguramente, lo habría considerado mágico y diabólico.

Alumnos de 4º curso

Como nuevos beatos y copistas del siglo XXI, retomamos su imaginario y construimos nuevos mensajes y miradas que intentan reconstruir la memoria, miedos, utopias, imágnes, lugares, vacíos, y relatos de nuestros contemporáneo Apocalipsis.

Alumnos de 2º  curso.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Comentarios al Apocalipsis, Beato de Liébana. GONZÁLEZ ECHEGARAY, Joaquin., C.VIVANCOS.Miguel, INIESTA, Alberto, YARZA LUACES, Joaquín.Madrid 1998. Moleiro editor.

Beato de Líébana. Manuscritos iluminados. Yarza Luaces, Joaquín, Moleiro editor. 1998

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

 

Deja un comentario