Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós(1)

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós son una simbiosis perfecta entre una ciudad y un escritor. La biografía personal de Benito Pérez Galdós, nacido en las Palmas de Gran Canaria en 1843 y que llegó a Madrid por primera vez en 1862 está ligada, desde esa fecha  hasta la de su muerte en 1920,  a este Madrid que le cautivó y del que él se hizo portavoz y cronista a través de sus artículos periodísticos y de sus grandes novelas.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
La calle de Toledo desde la Plaza Mayor. Uno de los lugares favoritos de Galdós.

Para  llegar a la capital Galdós hubo de hacer, en la primera salida de su isla, un larguísimo viaje … Primero en barco hasta Tenerife donde,  casi cien años después, en ese mismo trayecto se tardaban aún cinco horas y media… de lo más “mareosas”… y de la que sólo consolaba la belleza del valle de la Orotava y sus dragos milenarios…

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
Tenerife y sus preciosos dragos

Algo que no sé si le daría tiempo de disfrutar al joven Benito, pues desde allí partió, con 3 dias de navegación por delante, hacia Cádiz… Desde esta ciudad y en la recién inaugurada línea ferroviaria, llegaba a Sevilla, y allí en otro tren hasta Córdoba… para seguir en una diligencia hasta Alcázar de San Juan,  dónde el 24 de mayo de 1858 la reina Isabel II había inaugurado la línea ferroviaria Madrid-Alicante que se encargaría de traerle a la capital.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
La llegada del ferrocarril en 1854 a Alcazar de San Juan, convirtió la ciudad en importantísimo nudo ferroviario, fortaleció el comercio y propició la exportación de vinos y quesos manchegos a mejor precio.
Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
Y de Alcázar de San Juan era Ángel Lizcano Monedero ( 1846- 1929) que años más tarde colaboró activamente en la ilustración de los Episodios Nacionales de su gran amigo Pérez Galdós.

Este largo viaje resultaba no obstante, en aquel momento, un gran avance…pues sólo 3 ó 4 años antes se tardaba, desde Sevilla a Madrid  8 días en diligencia …

Por fin llega Galdós a Madrid, a la pequeña estación del Mediterráneo, en Atocha, que se habia inaugurado el 9 de febrero de 1851 para ir a Aranjuez…trayecto que hacía cinco veces al día y en el que se empleaba una hora y media en los 49 kilómetros que les separaban…mientras que las diligencias, tiradas por caballos, tardaban 7 horas… De todos estos datos podemos enterarnos visitando el interesante Museo del Ferrocarril

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
Grabado de 1851 en el que se representa el tren de la fresa, que hacía el recorrido Madrid-Aranjuez
Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
Atocha hacia 1920

La estación y todo el entorno de Atocha sufrió numerosas modificaciones de forma que, cuando en 1920 Galdós falleció, su aspecto era el que vemos en esta fotografía: a la derecha la flamante estación obra del arquitecto  Alberto de Palacios levantada entre 1880 y 1892 y a la izquierda el edificio destinado a Ministerio de Fomento en 1893 proyectado por Ricardo Velázquez Bosco.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós

Su primer alojamiento en Madrid fue  una pensión de la calle de Las Fuentes nº 3,  donde también vivía su compañero del colegio de San Agustín en Las Palmas, Fernando León y Castillo

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós

En este rosado  edificio que ha sido restaurado hace poco, y que debió alzarse hacía 1850 en un estilo que se denominó  de “arquitectura doméstica isabelina”.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós

En el que figura esta placa conmemorativa.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós

Es una calle que une  la de Mayor y   la del Arenal,  su nombre recuerda unas fuentes que había en las huertas que ocupaban estos espacios,  y cuyas aguas se verterían en los famosos “caños del Peral”, ubicados donde hoy se encuentra la cercana Plaza de Isabel II.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós

Años más tarde Galdós evocaría todo el entorno de esta zona, como el teatro Real al que acudía con frecuencia por su gran afición musical.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
Teatro Real, fachada de la Plaza de Oriente

Y la cercana calle de Hileras tan visitada por una de sus más queridas protagonistas:  Fortunata…

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
calle Hileras esquina a la de Arenal

Y muy especialmente rememoró las tertulias, a las que tan aficionados eran los madrileños y que tanto gustaron al joven Galdós. Por ejemplo en “Fortunata y Jacinta” hace un recorrido por las tertulias más famosas entre los años 1865 a 1874… Las de San Antonio, el Suizo Nuevo, el Café de las Platerías, el Café del Siglo, el del Levante, los cafés de la Puerta del Sol, el famoso Café de Fornos, el de Santo Tomás, el de la Aduana y el Siglo de la Calle Mayor… Y de uno de sus personajes, Juan Pablo Rubín, nos dice que ” no podía vivir sin pasarse la mitad de las horas del día o casi todas ellas en el
café”.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
Biblioteca Nacional. Las tertulias.

Estas frases se encuentran en las salas de los Museos de la Biblioteca Nacional,  en el espacio dedicado a los cafés y sus tertulias…

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
Biblioteca Nacional. Las tertulias

En 1817 se había inaugurado  el café de “La Fontana de Oro” situado en la Puerta del Sol en el esquinazo de la Carrera de Sán Jerónimo y la calle de la Victoria…Y “La Fontana de Oro”  fue el título de la primera novela de Benito Pérez Galdós, escrita entre 1867 y 1868,  y publicada en 1870.

Seguiremos contando más cosas de Galdós en Madrid y del Madrid de Galdós, pero como estamos en vísperas del 2 de mayo creo oportuno recordar los acontecimientos que sucedieron en Madrid hace 210 años y que él nos narró en los “Episodios Nacionales”

Deja un comentario