Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós como ya hemos dicho  son una simbiosis perfecta entre una ciudad y un escritor, al que hace ahora 30 años (el 6 de mayo de 1988) se le dedicó una exposición en el Palacio de Cristal del Retiro con el título de “Madrid en Galdós, Galdós en Madrid”

Me gusta guardar recortes de prensa, y de aquella entrañable exposición conservo el siguiente de Fietta Jarque, que publicó El País el 7 de mayo de 1988

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

Antes el periódico ” Villa de Madrid” había publicado, en 1986, es decir dos años antes, este artículo firmado por Elisa Fernández Gil

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

Y así resumieron en otro periódico, del que no conservo el nombre, cuales eran las rutas callejeras más reflejadas por Pérez Galdós en sus novelas

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

Y bajo el título del “El Madrid de Galdós” el Centro Cultural de la Elipa” abrió el 4 de mayo de 1987 la primera exposición que sobre la vida y obra de Galdós se había organizado en Madrid. En ella se conmemoraba el primer centenario de la publicación de “Fortunata y Jacinta”.  Se presentaron varios planos de Madrid que reflejaban como era la ciudad en la segunda mitad del XIX y principios del XX, es decir en la época en que Galdós se identificó con la ciudad, desde su llegada en 1862 a su muerte en 1920.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

En el número 92 de la revista “Villa de Madrid”  del año 1987, editada por el Ayuntamiento de Madrid y la dirección de Mercedes Agulló y Cobo, directora de los Museos Municipales, se publicó un detallado artículo sobre esta exposición.

Nos contaban en él  que  Madrid, en esa época, estaba  inmerso en un proceso de crecimiento que lo fue  transformando totalmente  pero que,  gracias a la intervención de Carlos María de Castro (nacido en Estepa, Sevilla en 1810- y fallecido en Madrid, en 1893)  gran arquitecto, ingeniero de caminos, canales y puertos y urbanista, se racionalizó lo más posible, aunque se acabaría desgraciadamente imponiendo  la especulación inmobiliaria…

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

Y también  se mostró su gran faceta de periodista, desde que publicó su primer artículo en 1868 en “La Nación”, periódico de Pascual Madoz, a los muchos  que siguieron sobre crónicas de lo que sucedía en Madrid, desde el ábito político al artístico,  en casi todos los periódicos y revistas de prestigio en la época.

Domicilios de Galdós en Madrid

Desde la pensión de la calle de las Fuentes que vimos en un anterior post, cambió a otra pensión a la calle del Olivo  (de Mesonero Romanos desde 1903) cerca de la calle de La Montera, donde en el número 22  se ubicaba el Ateneo, del que se hizo asiduo visitante.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

Cuando el éxito le empezó a sonreir a principios de los setenta y sus ingresos aumentaron se trasladó ya a un piso alquilado en la calle Serrano, del nuevo barrio de Salamanca, y a mitad de la década se mudó a otro más lujoso en la  cercana esquina del Paseo de la Castellana con la calle Génova (ambos edificios ya no existen) donde escribió una gran parte de su obra, y desde donde vería alzarse, por ejemplo, el monumento a Colón.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)
Aquí estaba ese pequeño hotel, entonces frante al barrio de Pozas…hoy el Corte Inglés.

Pero en 1897 abandono este céntrico lugar para trasladarse, probablemente por los problemas económicos que agobiaron sus últimos años, a un modesto hotelito del llamado entonces Paseo de Areneros 46, casi esquina a Princesa….en el nuevo barrio de Argüelles que se estaba empezando a parcelar… una zona apartada y tranquila… Hoy el edificio lleva el nº 70 y el Paseo, desde 1903, se llama de Alberto Aguilera en honor al que fue en varias ocasiones alcalde de Madrid entre 1901 y 1910.  En este lugar es donde afrontó dos operaciones en sus ojos que, finalmente, le dejaron practicamente ciego.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

Pero no terminó allí su peregrinaje, su precaria situación le hizo trasladarse definitivamente al cercano hotelito de su querido sobrino Hurtado de Mendoza que tanto le admiró y cuidó, en la calle Hilarión Eslava 7 que,  cuando fue insólitamente derribado y sustituído por una edificio de pisos afortunadamente aprobaron sus ocupantes conservar siempre, y en lugar bien visible, esta emotiva lápida.

En enero de 1919 asistió Galdos, en silla de ruedas, a la inauguración de su monumento en el Parque del Retiro, que tanto le gustaba. Asistieron sus más intimos amigos, y el autor fue Victorio Macho un joven escultor que le admiraba y quería.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós (y 2)

Justo al año murió Benito Pérez Galdós… el 4 de enero de 1920.

Dicen que el día de su entierro, unos 30 000 ciudadanos acompañaron su ataúd hasta el cementerio de la Almudena (zona antigua, cuartel 2B, manzana 3, letra A). Su nombre y su recuerdo estarán para siempre unidos a Madrid.

Galdós en Madrid y el Madrid de Galdós
Monumento a Galdós en el Parque del Retiro de Madrid

Bibliografía

Bravo-Villasante, Carmen, Galdós. (Mondadori 1988)

Ortiz-Armengol, Pedro. Vida de Galdós. (Crítica, Barcerlona) 2000

Zambrano, Maria. La España de Galdós. ( Ediciones Endymion 1989)

 

 

Deja un comentario