Vicente Carducho en el Monasterio de Santa María del Paular

Vicente Carducho, un gran pintor de nuestro Siglo de Oro, italiano de nacimiento pero desde niño en España y durante muchos años vecino de Madrid, en el Barrio de las Letras como tanto otros artistas.. Él  pintó 54 grandes cuadros sobre la vida de San Bruno, fundador de los Cartujos, para el Monasterio de Santa María del Paular…

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del PaularEl Monasterio de Santa María del Paular está en uno de los más bellos lugares que Madrid tiene tan cerca  y que, quizá por eso, no  se aprecia en todo lo que vale … pues como decía Fray Luis de León “costumbre quita maravilla”…

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular

A 95 Km. de Madrid y a 14 del puerto de Cotos, en pleno valle del Lozoya, se encuentra el Monasterio de Santa María del Paular, a más de 1.100 metros de altitud, al resguardo de las cimas de la Sierra de Guadarrama, en el corazón de su Parque Nacional y muy cerca del pueblo de Rascafría

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular

Allí, en el lejano siglo XIV, surgió la Cartuja de Santa María del Paular, fruto de una promesa del rey de Castilla Enrique II de Trastámara que había destruido una cartuja en Francia durante una incursión guerrera y, arrepentido de su acción, prometió levantar otra en Castilla.

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular

Se le acabó la vida antes de poder hacer realidad su promesa, pero su hijo Juan I, el 29 de Agosto de 1390 puso la primera piedra de este Monasterio que siguió siendo muy favorecido por los sucesivos Reyes y así en el siglo XVII, durante el reinado de Felipe IV se encargaron al prestigios pintor Vicente Carducho una serie de 54 cuadros sobre la vida del fundador de los Cartujos, el alemàn San Bruno, para las cuatro  pandas o galerías de este claustro.  Y allí estuvieron  hasta 1835, fecha en que sufrió, como tantos otros monasterios, la desamortización que vació sus celdas, llenó de silencios y abandono sus venerables piedras e hizo desaparecer muchas de sus obras de arte…

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular
Últimas averiguaciones permiten ahora afirmar que este fantástico retablo pertenece a la última década del s. XV y que fue labrado “in situ” por artistas de la escuela de Juan Guás.

Afortunadamente en 1954, llegaron doce frailes benedictinos, procedentes de la Abadía Riojana de Nuestra Señora de Valvanera e iniciaron el renacer del monasterio como abadía benedictina y de su  Iglesia, presidida por un excepcional retablo de diecisiete compartimentos de alabastro policromado… tras el que se abre un portentoso y barroco Sagrario o Transparente.

Su sereno claustro gótico es totalmente cartujano pues, a diferencia de los de otras órdenes religiosas, es mucho más grande (45 m. de lado) ya que tiene la particularidad de que sus amplias celdas (“casitas cartujanas”) están alineadas en torno a él.  Junto a las puertas de acceso a las celdas estaban los tornos donde se depositaban los alimentos o los instrumentos de estudio y trabajo. En su interior hay dos niveles: en el inferior, la salida a la huerta, la leñera, el aseo, y un taller para los trabajos manuales y en el superior un pequeño oratorio y un cuarto para dormir, comer y estudiar… Todo pensado para salir de la celda lo menos posible.

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del PaularPero es precisamente este claustro el que ha experimentado en los últimos años un gran cambio. Tal y como se ve en las dos fotografías superiores asi estaba en el 2007, cuando lo fototgrafíé por última vez.

Las pinturas de Vicente Carducho vuelven al Paular

Y aqui vemos tal y como está desde el 2011 y como yo lo he visto este viernes pasado, 19 de mayo de 2017…

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular

¿A que se debe este gran cambio? Pues se debe a que han podido regresar al claustro, a su emplazamiento original,  52 de los 54  grandes lienzos (3,45 x 3,15 m.) pintados entre 1626 y 1632 por Vicente Carducho (Florencia 1576-Madrid 1638), con la vida de San Bruno fundador de la Orden y que fueron arrancados y desperdigados en la desamortización de 1835. ..

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular

Y   han podido regresar a su mismo espacio  gracias al descubrimiento y la gran investigación llevada a cabo por el profesor alemán Werner Beutler (nacido en Colonia en 1924) sobre estos cuadros que habian caído en el total olvido y, posteriormente,  por el impulso de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y del Museo Nacional del Prado a través de  Leticia Ruiz Gómez, jefe del Departamento de Pintura Española (hasta 1700) responsable del proyecto de recuperación de la serie cartujana de Vicente Carducho.

Ha sido una operación artística casi sin precedentes, en la que se han podido rescatar y restaurar, a lo largo de seis años,  52 de los 54 que componían la serie (dos que estaban depositados en Tortosa se destruyeron en un incendio) y devolverlos al lugar para el que fueron concebidos.

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular
El milagro del manantial

Vicente Carducho en El Monasterio de Santa María del Paular

la vida de San Bruno

Bruno nació en Alemania, en la ciudad de Colonia, en el año 1032. Siguiendo su vocación religiosa llegó a canónigo y maestro en la famosa catedral de Reims. Pero su deseo de mayor soledad y silencio le hicieron buscar incansable otras vías, hasta que encontró su verdadero destino primero cerca de los Alpes, en el desierto de Chartreuse (de donde se derivó el mombre de Cartuja) y luego en la más amena región italiana de Calabria, donde murió en 1101, En ambos lugares alcanzó la paz del espíritu, renunciando a cargos y prebendas eclesiásticas pues como el mismo escribió en una carta a un entrañable amigo: “Cuánta utilidad y gozo divino traen consigo la soledad y el silencio del desierto a quien los ama, sólo lo saben quienes lo han experimentado”.

Él no dejó ninguna regla ni constitución escrita, pero sí dejó, en cambio, su idea bien asentada en el corazón de los que le acompañaron y asi en 1127, a los pocos años de su muerte uno de sus compañeros escribió “Las constumbres de la Cartuja”, que se han mantenido practicamente en vigor durante todos estos siglos, pues uno de los mayores y justificados orgullos de la Orden es la de no haber sido nunca “Reformada”…pues nunca ha sido “deformada”…

Monasterio de Santa María del Paular

Bibliografía.-

“Vicente Carducho en El Paular”,  Werner Beutler 1998, editorial Verlag Locher, Köln.

“El retorno de Vicente Carducho a El Paular” , Werner Beutler editado en 2006 con texto en español y alemán

 

.

 

 

2 pensamientos en “Vicente Carducho en el Monasterio de Santa María del Paular”

  1. ¡Qué maravillosa noticia nos das, María Rosa, la de la vuelta a casa de los cuadros de Vicente Carducho sobre la vida de san Bruno! Tu blog es otra maravilla … y tu constancia en el seguimiento del Arte y en querer compartirlo. ¡Estamos todos de enhorabuena! María del Carmen

    1. Efectivamente querida María del Carmen los cuadros de Carducho “han vuelto a casa” y en este amplio y cartujano claustro se pueden contemplar serenamente. Como siempre gracias por tus cariñosas palabras.

Deja un comentario