Iglesia de Santa Bárbara (1)

La Iglesia de Santa Bárbara tiene una interesante historia, y en este momento se está restaurando su fachada, como he podido comprobar gracias al  programa “Abierto por Obras”, una buena iniciativa de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, en su cuarta edición. 

Primera parte: el momento histórico

La iglesia perteneció al magnifico Real  Monasterio de la Visitación, construído durante el reinado de Fernando VI, tercer rey Borbón en España y su esposa Bárbara de Braganza.

Iglesia de Santa Bárbara

 

Iglesia de Santa Bárbara

Todo noble edificio tiene varios aspectos a considerar, además del propiamente arquitectónico y  artístico, entre ellos el del  momento histórico que lo propició  y la razón de las personas que lo encargaron. Este es el caso de la iglesia de Santa Bárbara, tan relacionada con la llegada de los Borbones al trono de España en 1700, a la muerte del último rey de la Dinastia de los Habsburgo, Carlos II.

Iglesia de Santa Bárbara
El gran cuadro de La familia de Felipe V, de Louis Michel Van Loo (Francia 1707-1771) cuyo original de 1743 podemos contemplar en el Museo del Prado (y una magnífica copia en el Palacio de la Granja) marca claramente el cambio que se había efectuado en  la forma de representar a la monarquía. De los austeros cuadros de familia de los Austrias a los teatrales de los  Borbones….

Aqui están, tres años antes de la muerte de Felipe V,  los protagonistas de esta etapa. En el centro  los reyes Felipe V e Isabel de Farnesio, más centrada ella y con el brazo apoyado, en señal de dominio, sobre el cojín donde reposa la corona.

Iglesia de Santa Bárbara Iglesia de Santa Bárbara

A la izquierda (según mira el espectador) de pie, Fernando, hijo del primer matrimonio del Rey y a su lado, sentada, su esposa Bárbara de Braganza. En el otro  extremo de pie, Carlos,  primogénito del segundo matrimonio de Felipe V, y sentada su esposa María Amalia de Sajonia. En total están los siete hijos vivos en aquel momento de Felipe V, uno con María Gabriela de Saboya y seis con  Isabel de Farnesio (tres mujeres y tres varones) sus tres nueras y dos de sus nietos..

Los Borbones en España

Antes de fallecer Carlos II sin descendencia, dejó escrito en su testamento que nombraba heredero de la  corona al hijo del Delfín de Francia, el joven Felipe, Duque de Anjou, nieto de la Infanta española María Teresa, casada con Luis XIV, el poderoso y longevo Rey Sol que, a su vez, era hijo de otra infanta española, Ana de Austria, que había casado con Luis XIII. Ana era hija de Felipe III y María Teresa de Felipe IV y ellas eran, por tanto, tía y sobrina.

Iglesia de Santa Bárbara.
Este cuadro se encuentra en el Palacio de Versalles. Y representa a las dos reinas, pero según el pintor Simón Renard de Saint André (?) La de azul es Ana de Austria y la de rosa María Teresa de Austria, que tiene en sus brazos a su hijo  Luis, “el Delfín”, padre de Felipe V.

A Felipe con 17 años, recién nombrado rey de España en 1701, le casaron con María Luisa Gabriela de Saboya que tenía 13 (había nacido en 1688) y que fue una buena reina de la que estuvo muy enamorado y con la que tuvo tres hijos varones: Luis (1707) , Felipe (1712) y Fernando (1713).

Pronto tuvieron que enfrentarse a graves dificultades ya que el Archiduque Carlos de Austria (bisnieto también de Felipe III, nieto de María de Austria e hijo de Leopoldo I) les declaró la guerra por considerarse con más derechos sucesorios para ocupar el trono de España, y fue apoyado por otras potencias europeas que no veian con buenos ojos la llegada de los Borbones a España. El archiduque desembarcó en Denia dándose el nombre de Carlos III de España.

Se inició entonces, en 1701, la guerra llamada de Sucesión que duró hasta 1713. Primero tuvo cárácter de guerra europea pero pronto se convirtió en cruenta guerra civil dentro de España, por las diferentes adhesiones o bien al candidato francés o al austriaco; tan fuertes fueron y tantas diferencias marcaron que algunas de sus  consecuencias, aún hoy dia, permanecen. Ganó la guerra Felipe V, pero ya en el 1711 el archiduque abandonó la lucha, pues al morir su hermano, el emperador José I de Alemania sin herederos, pasó él a ocupar el trono y como sus aliados dejaron de apoyarle él abandonó sus pretensiones al trono español.

María Amalia, no pudo disfrutar mucho de esta victoria, pues murió a principios de 1714, meses después de haber dado a luz a Fernando. el  tercero de sus hijos… Ella tenía 25 años y el Rey 31…

Razones de estado y su melancólico carácter (así se denominaba entonces a un trastorno que hoy se dice depresión) hicieron que se concertara, antes del año, el matrimonio del rey con una nueva esposa, la italiana Isabel de Farnesio, hija de los Duques de Parma, ambiciosa y calculadora que hizo todo lo posible por apartar al rey de sus hijos (la clásica madrastra de los cuentos).

Iglesia de Santa Bárbara

A principios de 1924 Felipe V abdicó en Luis, el hijo primogénito de su primer matrimonio,  que fue rey de España escasos meses, pues murió ese mismo año a consecuencias de la viruela. La abdicación del rey no se sabe muy bien si fue debida a su enfermedad o como estrategia para así poder acceder al trono de Francia a la muerte de su abuelo el Rey Sol.

Iglesia de Santa Bárbara

Siguiendo la costumbre a Luis, como a su padre, le habían casado con apenas 16 años con Luisa Isabel de Orleans de 13, en 1722.

La sucesión, que en principio estaba asegurada con los  tres hijos varones de Luisa Gabriela de Saboya empezó a peligrar…El destino, la esquiva Fortuna,  juega a veces muy malas pasadas y hasta se ensaña con determinados personajes…pues después de fallecer hacía tiempo el segundo de sus hijos (Felipe) el fallecimiento de Luis, sin descendencia, dejaba tan sólo a Fernando como posible heredero, que en realidad debía haber sucedido a su hermano Luis, pero unas hábiles maniobras de Isabel de Farnesio lo impidieron y pese a que una abdicación era irreversible, consiguió alejar a Fernando del trono.

Volvió a reinar Felipe V hasta su muerte en 1746 y entonces le sucedió Fernando, (nacido en 1713 en el Real Alcazar de Madrid),  que reinó desde esa fecha hasta 1759. Sólo fueron pues trece años de reinado, un reinado que estuvo siempre bajo el lema de Paz con todos y guerra con nadie

Fernando VI

Fernando VI, llamado «el Prudente» o «el Justo», fue rey de España desde 1746 hasta 1759. Él perdió a su madre al poco de nacer y tuvo una infancia y juventud muy tristes, pues Isabel de Farnesio sólo se ocupaba de sus propios hijos; las muertes de sus hermanos, especialmente de Luis su hermano mayor al que estaba muy unido, fueron otro duro golpe. pero se vio en cierta forma compensado con su feliz matrimonio con la infanta portuguesa Bárbara de Braganza, una mujer muy culta (dominaba cinco idiomas)  y de buen carácter, todo lo contrario de lo que al parecer era Isabel de Farnesio, con la que era muy dificil mantener buenas relaciones.

La pareja, muy unida y feliz, había vivido durante 17 años en el Palacio del Buen Retiro de Madrid, pues la Corte se había establecido en el Palacio de  La Granja y el viejo Alcazar de los Austrias se había destruído en un incendio, nunca aclarado su origen, en la Nochebuna de 1734 y tardaría en alzarse el nuevo del que ahora disfrutamos.

Fueron muy queridos y respetados  por el pueblo de Madrid que los veía con frecuencia, y también pasaban temporadas en el Palacio de  Aranjuez, donde se programaban conciertos y fiestas en sus jardines,  y  cuyos decorados corrían a cargo del gran pintor Antonio Joli (Módena, h. 1700-Nápoles, 1777) o de Battagliori (Módena, 1725 – Venecia, 1796), que fue autor del cuadro (en el Museo del Prado) donde se representa una de estas fiestas con todo detalle tanto que entre los retratados puede distinguirse a la reina y al célebre castrato Farinelli.

Archivo:Fernando VI y Bárbara de Braganza en los jardines de Aranjuez (Battaglioli).jpg

Este es un archivo de Wikimedia Commons, un depósito de contenido libre hospedado por la Fundación Wikimedia.

Pero la falta de descendencia les creaba un grave problema de futuro y esta circunstancia es la que, al parecer, decidió a la real pareja a la construcción de este monumental conjunto que comprendía un convento para monjas de la orden de san Francisco de Sales (las Salesas), con un colegio para niñas nobles, un palacio y una iglesia, todo rodeado de bellos jardines. Se ubicó en un lugar de las afueras de Madrid, para el caso de que si la reina quedara viuda pudiera vivir tranquila en él y, también, fuera el lugar de su enterramiento pues, al no haber tenido descendencia, no se hubiera podido enterrar junto a su amado esposo en el Panteón de El Escorial, ya que sólo pueden estar en él las reinas que hayan sido madres de reyes…

Las obras, comenzadas en 1750, apenas duraron 7 años, inaugurándose templo y convento en 1758…Pero aquí también el destino les jugó una mala pasada…ella murió a los pocos meses  de finalizar la magna construcciónen  y él no soportó su pérdida, y murió al año, con la razón perdida,  en el castillo de Villaviciosa de Odón,

La corona pasó al hijo mayor de Isabel de Farnesio, Carlos que llevaba 25 años como rey en Nápoles y que reinó en España con el nombre de Carlos III, junto a su esposa María Amalia de Sajonia.

Tribunal-Supremo.jpg

Esta vista aerea nos da una idea de lo que es este monumental conjunto que a partir de 1870, cuando las monjas fueron exclaustradas,  se convirtió en el Palacio de Justicia. De la grandeza de su interior puede dar fe esta foto de una de sus galerías.

Tribunal Supremo

Ahora que ya sabemos cual fue el origen de la creación de esta iglesia, seguiremos en un próximo post conociendo su entorno actual y su interior, con los enterramientos de estos esposos que tanto se amaron en vida y que aquí yacen juntos,

Bibliografía consultada

Las reinas de España, Fernando González-Doria

Infantas de Portugal. Reinas de España, Marsilio Cassotti,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3 pensamientos en “Iglesia de Santa Bárbara (1)”

  1. Magnífica introducción al tema de las Salesas, María Rosa. Una gran lección de historia, como todas las tuyas, clara y bonita. ¡Esperamos la continuación!

  2. La historia me apasiona y todo lo que rodea a este magnifico templo es el reflejo de lo que sucedió en su época. Me alegro que te haya gustado y no tienes que darme las gracias por el enlace, es una gran suerte poder hacerlo y ampliar los temas con tus completos artículos y fotos.

Deja un comentario