La Hispanic Society of América en el Museo del Prado

La Hispanic Society of América en el Museo del Prado

Una gran exposición, cuidada en todos sus detalles y con una interesante  historia detrás, acaba de inaugurarse en el Museo del Prado y nos acompañara hasta el 10 de septiembre próximo,

La Hispanic Society of América en el Museo del Prado

Con razón su nombre es “Tesoros de la Hispanic Society…” porque se muestran auténticos tesoros de las múltiples  facetas del Arte hispánico, pero

por encima del valor individual de cada obra, la contemplación de este conjunto excepcional contextualiza la magnitud de una riquísima historia de más de tres milenios de cultura hispánica en la Península Ibérica, América y Filipinas, la calidad de una colección que ningún otro museo fuera de España puede igualar, y la pasión de un coleccionista que puso todos sus recursos y conocimientos al servicio de la idea de crear un museo español en América.

Este precioso cuadro de Velázquez, en el que representa una niña de unos seis años, que se cree pueda ser una nieta del pintor,  ha servido de icono para la presentación de la exposición.

La Hispanic Society of América en el Museo del Prado

Para hacerse una idea de todo lo que la exposición encierra es muy interesante entrar en este enlace del propio Museo y ver los dos videos finales muy explicativos.

La Hispanic Society of América en el Museo del Prado

Lo que vamos a ver es una pequeña muestra de todo lo que encierra el edificio que Archer Milton Huntington mandó construir, para llenarlo de Arte español, en Nueva York a principios del siglo XX. Admiraremos 74 pinturas, 13 esculturas, 42 piezas de cerámica, 21 de artes decorativas, 19 de joyería y orfebreria, 42 sobre papel y 7 textiles. En dos plantas, y en muy cuidados espacios, recorremos desde el tercer milenio antes de Cristo hasta alcanza el siglo XX , con las pinturas de Sorolla, Zuloaga, Anglada Camarasa, López Mezquita, Rusiñol, Gutiérrez Solana o Ramón Casas.

También se proyecta un documental sobre el filántropo estadounidense, titulado Nueva York y su tiempo.

Archer Milton Huntington

Archer Milton Huntington

Vemos en este cuadro a Archer Milton Huntington cuando contaba 60 años, retratado por uno de sus pintores favoritos,  José María López Mezquita (Granada, 1883 – Madrid, 1954).  Alto, elegante, y con la mirada de una persona segura y firme en sus ideas.

Nació en 1870 en Nueva York y falleció en1955, en Bethel, Connecticut.  Archer recibió una educación exquisita que comprendía  las artes, los idiomas y las Humanidades. Un viaje a Europa en 1882,  con sus millonarios y cultos padres, le hizo descubrir a los 12 años el inmenso mundo de exquisito arte que se encontraba en los Museos europeos.  Y también quiso el destino que en una librería londinense adquiriera un viejo y ya descatalogado libro titulado: Los Zíncali. Los gitanos de España de George Borrow

George Borrow "Los Zíncali"

Y este libro, (que para mí fue un valioso regalo en 2001)  le descubrió que existía España y supo con certeza que tenía que conocerla en profundidad… Pero no quiso viajar aquí hasta no aprender más sobre su cultura y su idioma, que  estudió a fondo con una profesora de Valladolid, y también el  árabe por su indudable influencia en la cultura hispana. Sólo cuando se consideró preparado inició el viaje, con 22 años (en 1892) y lo hizo siguiendo la ruta del Cid, y no en plan turístico sino casi como una peregrinación pues  había decidido dedicar su vida a estudiar y divulgar la cultura española creando para ello  una biblioteca y un museo en Nueva York. Era su sueño. Y lo consiguió.

Heredero con 30 años de una inmensa fortuna la empleó en comprar libros y obras de arte españolas, principalmente fuera de este país para no menoscabar nuestro patrimonio. “Él no era como Hearst y otros millonarios americanos que tenían gente por toda Europa comprándoles trofeos”, puntualiza Codding. “Huntington no quería trofeos: lo que le obsesionaba era crear su propio museo”.

Y en 1904 se emitía el acta fundacional de la Hispanic Society of America… Todo un detalle que la institución no llevaba su nombre, hecho insólito entre los mecenas de ayer, de hoy y de siempre.

Y volviendo al  libro que tuvo tanta influencia en él, vamos a conocer un poco la vida de quien fue su autor:

George Borrow

Nació en 1803 y era el segundo hijo de un soldado que llegó a capitán y de la hija de un agricultor…  Fue un niño silencioso, un niño “triste” al que la vida de continuos traslados por la profesión de su padre, entre Inglaterra, Escocia e Irlanda,  no le permitió crearse amistades duraderas, salvo  Ambrosio Smith, un gitano con el que aprendió el significado de la amistad y unos valores a los que permaneció fiel toda su vida: la fidelidad y la fraternidad. Con él y su gente, cuando tenía quince años,  compartió  la vida itinerante de un campamento gitano  donde aprendió su lengua y sus costumbres.

Estando en Irlanda por un nuevo traslado de su padre descubrió las dos grandes características de su personalidad:  que el viaje era algo vital en su vida (y para ello ser un gran jinete), y su increíble capacidad para los idiomas, pues en breve tiempo aprendió  gaélico, griego, latín  y un poco mas tarde al ser contratado como pasante  para archivar pleitos,  galés, danés, hebreo, árabe y armenio, y antes de los 20 años aprendió también alemán.

A los 29  años  ingresó en la Sociedad Bíblica y Extranjera y pudo superar un duro exámen  demostrando sus extensos conocimientos de idiomas, e incluso le dieron un plazo de seis meses para aprender el manchú-tártaro… que aprendió sin dificultad traduciendo la Biblia a ese idoma. A partir de aquí se dedicó con todo entusiasmo a las misiones que le encomendaron en la Sociedad Bíblica y recorrió Rusia y estuvo en las fronteras con China, hasta que le encomendaron venir a España en 1836, viajando por toda la Península (conocía bien el español y el caló) hasta la primavera de 1840, con toda una suerte de aventuras y desventuras que luego narró en dos libros que alcanzaron la fama y en numerosos artículos.  Murió en 1881.

( Todos estos datos están obtenidos de la imprescindible Introducción al libro de Rocío Plaza Orellana)

Las traducciones de Manuel Azaña

Manuel Azaña, nació en Alcalá de Henares, en 1880 y falleció en Montauban, en  1940.   Junto a  su actividad política tuvo  una gran actividad intelectual pues fue escritor, ensayista y traductor… y entre otras  tradujo las dos obras españolas de George Borrow: La Biblia en España y Los Zíncali, los gitanos de España.  Entre 1913 y 1920 fue Secretario del Ateneo de Madrid.  Consiguió el Premio Nacional de Literatura en 1926 con su obra  “Vida de  donJuan Valera”.

Otros recuerdos en España de Archer Milton Huntington

En junio de 2013, visité en Valladolid La Casa de Cervantes  Y fue una gran sorpresa conocer que:

La Casa de Cervantes en Valladolid

Lo que ahora podemos visitar y evocar hay que agradecérselo, entre otros, a dos ilustres personajes que, tras la compra por el rey Alfonso XIII de la casa, con el fin de instalar en ella un Museo digno, se volcaron en conseguir los mejores resultados: el Marqués de la Vega Inclán por un lado y su buen amigo Archer M. Huntington, (Nueva York 1870-1955) el gran amante de España, que en 1912, adquirió las dos casas contiguas y las donó al Estado.

La Hispanic Society of América de Huntington

En el jardín se situó el busto de Archer Milton Huntington, realizado por su esposa Anna Hyatt Huntington con la que compartió su amor por todo lo español.

Y de la cual tenemos en Madrid otra gran escultura

El portador de la Antorcha, en la Ciudad Universitaria de Madrid, de Anna Hyatt Huntington.

Se trata del grupo titulado “Los portadores de la antorcha”...figurando que ésta representa la civilización, la ciencia y el conocimiento que van pasando de unas generaciones ya desfallecidas, como el atleta que aquí la porta, a otras nuevas y vigorosas, como el joven que retiene un instante su brioso caballo para recogerla…

Esta colosal escultura, considerada en su momento (1950-54) como la mas grande del mundo en aluminio, mide 5 m. de altura por 3,5 de ancho, pesa 1.161 kilos y está situada en la Ciudad Universitaria, frente a la Facultad de Medicina, en la Plaza de Ramón y Cajal, desde 1955 año en la que fue inaugurada con la presencia del matrimonio Huntington.

Y una última cosa ¡¡No os  perdáis esta exposición!!!

Más información de la visita al museo

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario