García Lorca en la Residencia de Estudiantes

García Lorca en la Residencia de Estudiantes nos evoca un lugar encantador y encantado, pues es un verdadero milagro que se hayan mantenido estos jardines y estos pabellones que, aunque ya no estén aislados en lo alto de la “colina de los chopos”, como la bautizó Juan Ramón Jimenez, sino rodeados de edificios, parecen inmersos dentro de una mágica bola de cristal…donde un gran poeta sigue existiendo.

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

La Residencia de Estudiantes primitiva es de 1910 y se ubicó en un chalet alquilado en la calle Fortuny, nº 14 (1), que se fué ampliando hasta ocupar toda una manzana, pese a lo cual se quedó pequeña y fue cuando, en 1915,  se traladaron al conocido entonces  como Cerro del Viento.

Federico García Rodriguez, padre de Federico García Lorca, recibe una carta del 22 de julio de 1919, firmada por orden del Presidente de la Residencia de Estudiantes, D. Alberto Jiménez Fraud, comunicándole que su hijo Federico tiene una plaza de 7 pesetas diarias en la Residencia para el primero de octubre de ese mismo año.

Esto nos dejó escrito el cuñado de García Lorca, Manuel Fernández-Montesinos Lustau, (Granada, 1901- 1936)  médico y político socialista, elegido como alcalde de Granada en 1936, durante la República….pero que fue detenido por los sublevados en el propio ayuntamiento el 20 de julio, en el mismo inicio de la guerra civil,  y fusilado en la madrugada del día 16 de agosto en las tapias del cementerio de Granada…

Aunque intermitentes – nos sigue diciendo – las prolongadas estancias de Lorca en la Residencia desde aquel otoño del 1919  al de 1928 dejaron en él una huella profunda…

Pero él también  dejó aquí una huella imborrable…  Y en las ondas del aire han quedado, por ejemplo, su conferencia sobre las canciones de cuna españolas, que él mismo acompañó al piano

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

Dice así la letra de una de las nanas (de Cáceres) cuya partitura aquí vemos: “Duérmete, mi niño, duerme,/ que tu madre no está en casa/ que se la llevó la Virgen/ de compañera a su casa”

El piano Bechstein de la Residencia fue testigo de los conciertos lorquianos y de otro residente, Jesús Bal y Gay  (Lugo 1905, Torrelaguna 1993)  que es quien mejor ha descrito la actividad musical de la Residencia:

«La música, al igual que las ciencias, la poesía, la filosofía y las artes plásticas, era parte esencial de ia educación de los estudiantes que vivíamos allí, y esto de manera activa, directa, constante».

Porque siguiendo consignas platónicas del Timeo o La República, la música era tan parte integrante de la formación como el laboratorio o la biblioteca.

Francisco García Lorca, el hermano de Federico, contaba  a sus padres en una carta que se conserva en los Archivos de la Fundación…

La conferencia fue efectivamente un éxito. El salón de la Residencia  estaba atestado y el pasillo y la puerta llenos de gente en pie. A los tres minutos de hablar el conferenciante ya se veia que hasta los menos afectos estaban predispuestos al aplauso. Parece que Jiménez Fraud quiere que dé otra, pues está realmente encantado de que una de las mejores conferencias, sin duda la más amena, la haya dado un residente”

También años más tarde,  la Junta para la Ampliación de Estudios aprobó la construcción de un nuevo edificio de biblioteca-auditorio, con salón de actos y de conferencias, todo en torno a un pequeño y bonito  claustro con fuente central. Su inauguración se celebró en 1933 con un concierto de canciones populares interpretadas por la Argentinita, acompañada al piano por Federico García Lorca. En aquel momento la biblioteca  contaba con un total de unos 16.000 volúmenes.

Pero el auditorio perdió su función cultural y, al término de la guerra, en 1942,  el arquitecto Miguel Fisac, aprovechando parte de sus muros, lo convirtió en la iglesia del Espíritu Santo (con entrada por la calle Serrano 125). Los libros se trasladaron al Colegio Universitario Cardenal Cisneros.

García Lorca en la Residencia de Estudiantes
Recuerdo de una boda del año 1955 en la Iglesia del Espíritu Santo

 

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

Fotografias antiguas: “Vista del cuarto pabellón y el canalillo”

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

y otras actuales del mismo pabellón y del canalillo… éste último desaparecido totalmente pero revivido simbólicamente en una parte de su recorrido

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

Y aquí vemos a los residentes delante y asomados en ese pabellon más conocido como el “Trasatlántico”, por su forma alargada con las torres que lo rematan y esa balconada  que recuerda la cubierta de un barco…

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

y “Tomando el té en una de las habitaciones de la Residencia”

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

y que  ahora tenemos ocasión de ver como eran, a través del cristal de esta ventana,

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

donde una oportuna cartela nos explica que esta habitación reconstruída con todas sus características no es una habitación concreta, pero es la que podría ocupar cualquiera de los residentes, entre ellos García Lorca.  Todas las habitaciones que se encontraban en los sobrios pabellones de ladrillo  recocho, construídas entre 1913 y 1917 por el arquitecto Antonio Flórez Urdapilleta (Vigo1877-Madrid 1941) eran similares y se habían  inspirado en los colleges de las Universidades Inglesas, siguiendo el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza  que primaba la buena ventilación y el correcto soleamiento para una grata iluminación.

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

Tenían todas su lugar para las tertulias a la hora del té, que fue una adoptada tradición inglesa… y lo vemos en el divertido dibujo que de ella hizo Lorca.

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

y la mesa junto a la ventana, con los libros, los apuntes, las cartas, el secante, el cenicero etc.

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

Los dos pabellones gemelos con sus miradores

García Lorca en la Residencia de Estudiantesy el olor y la sombra bajo  la pérgola

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

y entre los árboles la gran cúpula octogonal del cercano Museo de Ciencias Naturales que se inauguró en mayo de 1887, como  Palacio de las Artes y la Industria.

García Lorca en la Residencia de Estudiantes

La Fundación de la Residencia de Estudiantes organiza muchas y variadas actividades, como exposiciones, conferencias, conciertos etc.

Y también cuenta con un acogedor restaurante

(1) Al dejar vacante la sede de la calle Fortuny, uno de los hotelitos fue ocupado por la “Residencia de Señoritas”   el primer centro oficial destinado a fomentar la enseñanza universitaria para mujeres en España. y que tuvo un gran éxito, dirigido por María de Maeztu, hasta que en 1936 fue clausurado.

 

Localización y accesos,

Calle del Pinar, 21-23, 28006 Madrid

Teléfono: 915 63 64 11

Transporte público para llegar a la Residencia de Estudiantes. Metro: Gregorio Marañón (Línea 10) República Argentina (Línea 6). Autobuses: Parada en C/ Serrano: 16, 19, 51, 9. Parada en Paseo de la Castellana: 27, 45, 14, 147, circular.

 

Deja un comentario